Poza

Poza

lunes, 1 de septiembre de 2008

Monte PINDO (627 mts)


Actividad realizada el 5-6 de agosto de 2006


Más que un solo monte, el Pindo es un pequeño macizo de varias cimas que se levanta en el extremo occidental de la costa coruñesa, cerca de Finisterre.




Está en el ayuntamiento de Carnota (más famosa por su hórreo). En su vertiente norte está la famosa cascada del Xallas (o Ezaro), que es el único río de España que desemboca en el mar en cascada.




Está considerado uno de los “olimpos” celtas. Las caprichosas formas que adoptan muchos peñascos, parecen ser fruto de la erosión, lo que no impide que la mitología popular les atribuya funciones druídicas ó mágicas. Los juegos de luces y sombras que se producen al incidir los rayos del sol en distintas horas del día (al anochecer fundamentalmente) contribuyen a dichas creencias.




La ruta empieza en el Pueblo de Pindo, al nivel del mar, junto a la ermita. Va por antiguos caminos (al principio) y luego por senderos, dónde la huella de paso es evidente. Además había bastantes señales Blanco-amarillas de senderismo, aunque la ruta no está homologada, por lo que no nos costó apenas trabajo encontrar el camino. No se podía confiar sólo ciegamente en la señalización, porque los incendios del 2005 habían enmascarado con hollín muchas de las marcas.



El camino es estrecho y va pegado a los muros de piedra, dirigiendose hacia los restos (algunos en restauración) de antiguos molinos.



Además en los primeros tramos, la sobreabundancia de helechos y otras zarzas dificultaban ir por el surco y ya había que subir las primeras piedras









Pasado este primer tramo, la huella del sendero es evidente, y vamos ganando altura entre los calcinados troncos de árboles y una incipiente vegetación herborea.






Las marcas son evidentes en las ennegrecidas piedras, y aprovechamos las escasas sombras para reagruparnos




En el primer rellano (tenemos el alto del Pedrullo (265 mts) a la dcha), dónde se nivela el camino y da un giro al E (ojo a las marcas, pues confluye otro camino de subida) observamos hacia el S las planicies de Chan das Lamas y al fondo la edificadísima costa entre Carnota y Lira




Al cambiar el sentido de la marcha, comenzamos a disfrutar de la inmensidad de la ria de Corcubión mientras el sendero continua tirando para arriba, siguiendo una vaguada






Poco a poco las vistas comienzan a mejorar. Ya vemos la larga playa de Carnota:







Para evitar las zonas más tiznadas subimos por algunos penedos






Más arriba el surco en ocasiones serpentea entre rocas






El sendero estaba un poco complejo de seguir con exactitud, sobre todo para personas no habituadas a "encontrar" senderos semiocultos en la vegetación, pues son multitud los senderos que se entrecruzan, aunque fuimos encontrando las marcas con relativa facilidad.




También veiamos la devastación de los incendios en las laderas tras Carnota (y la playa al atardecer) y el cielo oscurecido por el humo








Al poco rato llegamos a una zona abierta y llana: el Chan de Lourenzo, dónde a la izda del camino hay una espectacular formación rocosa, con forma de gigante, llamada El Guerrero







en cuya base nos juntamos. Vemos que es lugar para los desaprensivos del spray....





Tras un brebe descanso, continuamos, pues los rayos del atardecer tiñen ya de un peculiar color nuestro objetivo: la cima de A Moa.






Finalmente llegamos a tiempo para ver una inolvidable puesta de sol, sobre la peninsula de Finisterre






Sólo nos restaba descender un poco para encontrar un buen lugar de vivac, con la ayuda de nuestros frontales





Y luego Gozar del amanecer del nuevo dia sobre el mismo horizonte de Finisterre.

Aprovechando que se repitió en Septiembre de 2008, acompaño el itinerario segun el track de un compañero habitual.



Saludos