Poza

Poza

martes, 2 de agosto de 2016

Marcha NOCTURNA por las Fragas del Eume. 2009

Hola a todas/os

Texto revisado el 1-8-2016


Realizada: La noche del 1 al 2 de agosto de 2009


Fuimos un grupito de 8 amigos/as: 4 chicas y 4 chicos.

Comenzamos a caminar escasos mn antes de las 0 h y llegamos al punto de vivaqueo pasadas las 5 am.


La noche era calurosa, con más nubes de las deseadas, pero con lo lluvioso que está siendo este verano tuvimos la suerte de que NO NOS LLOVIÓ!!. Había "muchísima" humedad.

Ibamos completamente equipados: Botas, polainas, ropa de agua y abrigo, mochila, bastones, linternas frontales, agua y comida, termos con bebidas calientes, etc. Incluso alguno llevaba gps, botiquin, manta termica, etc


RECORRIDO:

Distancia, desnivel etc según el track de uno de nuestros compañeros http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?&id=483590
Salimos del cruce de Gallel (donde comienza la ruta dos Encomendeiros) y nos encaminamos por caminos, cortafuegos y sendas monte a través hacia el mirador de Teixido.


Al poco de comenzar ya había a quién le sobraba ropa... (00:55)





En el cresteo del mirador de Teixido caminabamos por el estrecho surco en fila india

En las rocas cimeras de la estrecha cresta paramos un rato a contemplar las escasas estrellas que asomaban entre las nubes....

Tras ese breve descanso continuamos por el tenue surco (de dia es más evidente, demonios!). Las rocas estaban muy resbaladizas, y un resbalón...suponía un deslizamiento por la pendiente nada deseable...


Desde Teixido continuamos un trecho por la pista (carretera) asfaltada hasta el único poste que vimos de la ruta mencionada antes, dónde hicimos el primer descanso a comer algo. (01:34)











Nada nos garantizaba encontrar ningún otro sitio seco hasta nuestra proxima parada prevista.





Tras el descanso nos introdujimos al humedo bosque (01:41)

En el sendero que baja a las viejas "piscinas" de Ventureira encontramos varios arboles caidos de gran porte dificultando el paso... (01:49)


En otras ocasiones, la cantidad de materiales de las talas, casi tapaban el sendero y lo hacían muy resbaladizo, obligando a extremar las precauciones





Al llegar a los fuertes zig-zags, más de lo mismo (02:00)





Llegamos por fin a Ventureira a las 02:20 dónde hicimos una brebísima parada





Luego continuamos por un estrecho y resbaladizo sendero que la comunica con la resturada minicentral de Parrote. Este era el tramo que consideraba más peligroso, por la estrechez del sendero y porque una caida era casi al vacío, pero como no se veia...jeje.. casi mejor....


Llegamos a Parrote a las 02:40





dónde hicimos una parada algó más prolongada ya que podiamos sentarnos "comodamente" a cubierto...





Tras el refrigerio salimos por el evidente puente 03:00




Y contemplamos el "clarísimo" mapa del parque ..jeje..es un decir.... no me extraña que se pierda la gente....




La "sabiduria popular" es la bomba...jeje... (03:05)




Continuamos por el tramo del GR-50 que va junto al Eume, que casi lo conozco de memoria....
Aunque las señales estén casi borradas...
Hasta el puente del monasterio, el ruido del rio apagaba nuestras palabras. La humedad era sofocante y ahorramos esfuerzos....
Tras cruzar el Eume, descartamos el camino "turístico" al monasterio, y continuamos por el sendero de pescadores (¿o ruta Botánica?...con carteles y todo!) del lado norte (hablar de margen izda o dcha es convencionalmente lioso) dirección rio abajo. Antes de llegar a la desembocadura del Sisín en el Eume, giramos a la dcha por un evidente sendero. Este conduce sin ningún genero de dudas a un "vado" no apto para todos los públicos...jejeje... aquí parece que a los del Parque se les acabó el presupuesto para puentes.... (04:00)

Un par de troncos atravesados y algunas piedras planas....
Obviamente, con cuidado, apoyando dos bastones en el cauce, de uno en uno, y gracias a que llevabamos polainas nadie se mojó los pies....

Luego recargamos agua en la fuente y llegamos al monasterio de Caaveiro (04:15)

dónde quizá le dimos un susto al vigilante nocturno (con el que no contabamos y seguramente él tampoco con nosotros). Apagamos los frontales para contemplar las estrellas en la serenidad que irradia de un lugar dónde tantos monjes habitaron a lo largo de los siglos...
Ya sólo nos restó subir en dirección a la iglesia de A Capela, por pistas y un tramo del viejo camino medieval. En un coqueto atrio cubierto por tres de sus lados extendimos los sacos y descansamos unas horas. A las 8:30 recojimos y nos fuimos satisfechos de la experiencia...
Saludos